Pasar al contenido principal
#ElhuyarrenGomendioak

Recomendaciones de #Elhuyar

2021 | Marzo 04

¿Neanderthal o Neandertal? (04-03-2021)

A la hora de escribir en euskera son habituales las dudas sobre la hora. En este caso, sin embargo, la cuestión del h proviene de la redacción original de la palabra alemana.

El nombre de Neanderthal proviene del yacimiento del valle alemán de Neander, donde se descubrieron por primera vez los neandertales, el XIX. A mediados del siglo XX.Thal significa, en alemán, “valle”. Así, Neanderthal significa “Neander ibarra”.

En 1901, sin embargo, los alemane...

¿Neanderthal o Neandertal? (04-03-2021)

A la hora de escribir en euskera son habituales las dudas sobre la hora. En este caso, sin embargo, la cuestión del h proviene de la redacción original de la palabra alemana.

El nombre de Neanderthal proviene del yacimiento del valle alemán de Neander, donde se descubrieron por primera vez los neandertales, el XIX. A mediados del siglo XX.Thal significa, en alemán, “valle”. Así, Neanderthal significa “Neander ibarra”.

En 1901, sin embargo, los alemanes cambiaron el nombre del topónimo; desde entonces, Neandertal es el que antes era Neanderthal.

Así, en el castellano de la zona aparece con dos grafías (Neanderthal/Neandertal). En alemán, francés y castellano han optado por el Neandertal, que es el que recomienda el Diccionario Panhispánico de Dudas de la Real Academia Española. Incluso explorando wikipedias en castellano, es evidente –tal- la superioridad de los grafiados.

Sin embargo, en inglés predomina la grafía sobre la h y, dada la gran influencia del inglés en todos los ámbitos y sobre todo en el científico, no es de extrañar que la grafía neanderthal se vea también en textos de otras lenguas.

En los textos y diccionarios de Elhuyar, desde el año 2011, se está utilizando el hombre de Neandertal (mayúscula de Neandertal y hombre minúscula) y el neandertal (minúscula); neandertal, en minúscula, se utiliza sobre todo para designar al grupo: neandertales de aquella época eran cazadores-recolectores.

A pesar de la escritura de cada una de las lenguas, el nombre latino de la especie es Homo neanderthalensis, y se puede escribir como tal en los textos de las otras lenguas: el primer nombre en mayúsculas, el segundo en minúsculas, en cursiva y con -thal- h.


ERE: ligamento pequeño y travieso… ¡sí! (18-02-2021)

Son sólo tres letras, pero el ligamento también provoca muchos quebraderos de cabeza. Y es que dentro de la frase no se puede ubicar en cualquier sitio y, dependiendo de su ubicación, cambia el significado de la frase.

La Real Academia de la Lengua Vasca-Euskaltzaindia no ha dado normas específicas al respecto, pero está recogida en el Manual de Euskera Unificado y en otros trabajos de la propia Euskaltzaindia como Jagonet y EGLU. En todos los dialectos se utiliza bastante igual (aunque en Iparralde existen otras formas) y se puede decir que existe un uso estandarizado. Trataremos de explicarlo a través de unos ejemplos (en rojo, los que nos parecen excluyentes).

En estos tiempos de pandemia, más que nunca, estamos en la necesidad de estar con los amigos, y una de las antiguas cenas de la cuadrilla nos ofrece la oportunidad de crear buenos ejemplos.

Imaginemos que vamos a hacer una cena en la cuadrilla…

Mikel espera. *Jon también. *Vuelve Nerea. También vendrá Igone. Andoni también. También a Ainara.

Mikel traerá sidra. *Jon también trae sidra. *Nerea también traerá sidra (si se quiere decir que la sidra la traerá no sólo Mikel sino Nerea). Igon también traerá sidra. *Andoni también. Andoni también.

(Además de la sidra) Mikel traerá vino. *Mikel también traerá vino. *Mikel también traerá el vino.

Nerea vino a la última cena que hicimos y *también vendrá a la siguiente. *Volverá a la próxima. Volverá a la próxima.

No sabemos dónde hacer la cena. Lo podemos hacer en casa de Nerea. *También podemos hacerlo en Andoni. También podemos hacerlo en Mikelen. *También podemos hacerlo en un restaurante. *También en el caserío Jon. También en la asociación de Igone. *También en la terraza de Ainara. También en la terraza de Ainara.

También es un conector de expansión, que añade una referencia a la información facilitada en la frase anterior, en concreto a su componente izquierdo.

Todas estas frases son correctas pero no significan lo mismo. ¿Veis la diferencia?

Mikel trae hoy postre. Yo hoy traigo el postre.

Yo también traigo hoy el postre. (Mikel y yo traemos postre)

Yo hoy también traigo postre. (En la cena anterior también me tocó traer postre)

Yo hoy traigo también el postre. (Traeré pan y postre)

Yo hoy traigo también el postre. (Además de comprar postre, traeré)

También aprenderemos a usarlo bien y vendrá la hora de cenar en la cuadrilla. ¡Claro!


Efectividad de las vacunas (e idioma) (28-01-2021)

En los últimos meses, la vacuna es probablemente una de las palabras más escuchadas, tanto en los medios de comunicación como en las conversaciones entre la ciudadanía. Y en relación a las vacunas, también tenemos su eficacia, es decir, la capacidad de cada tipo de vacuna frente al covid-19. Así lo decía, por ejemplo, la periodista Jone Markuleta en la web Bizi Baratze:

“La compañía farmacéutica estadounidense Moderna ha anunciado una vacuna más eficaz que la de Pfizer y más fácil de conservar y transportar en frío.” (17-11-2020)

Y lo recibieron en la web Eta Kitto:

La vacuna moderna necesita dos dosis, especialmente eficaz para menores de 65 años. (14-01-2021)

Sin embargo, desde que el covid-19 se extendió entre nosotros, muchas veces hemos sentido la necesidad de un lenguaje más especializado, de expresar las cosas con mayor precisión. Y, cómo no, con la eficiencia nos está pasando otro tanto. Porque, ¿qué queremos decir realmente cuando decimos eficacia? ¿Utilizamos siempre para expresar lo mismo? ¿Qué se esconde tras una palabra aparentemente transparente, pero realmente difusa?

Pues bien, en lo que respecta a los medicamentos, entre los que se encuentran, por supuesto, las vacunas, la palabra eficacia en el lenguaje general puede expresar tres conceptos concretos y diferenciados: eficacia, efectividad y eficiencia. En el lenguaje común, a menudo utilizamos estos términos de forma confusa, entendiendo los tres como sinónimo de esa eficacia difusa, y este uso difuso no tiene, por lo general, consecuencias extraordinarias. Sin embargo, la situación de salud que vivimos en la actualidad hace que en muchas ocasiones sea imprescindible y conveniente diferenciar bien los conceptos y utilizar su terminología fuera del ámbito médico. En eso ha tratado recientemente Ana Galarraga, en el programa Las claves de Koronabirusa, y nosotros también lo intentaremos aquí.

La eficacia mide el beneficio del fármaco en el estado más favorable. Es el caso, por ejemplo, de las sesiones clínicas, en las que todo el proceso está totalmente controlado desde el principio hasta el final: la dosis que se da; cómo se administra; el tiempo que transcurre entre el primero y el segundo en el caso de dos dosis. En el caso de las vacunas contra el COVID-19, algunas tienen una eficacia superior al 90%, es decir, más del 90% de los vacunados están protegidos frente al virus COVID-19.

La efectividad, por su parte, mide el beneficio del medicamento en situación real, es decir, cuando se trata de una población extensa. Por supuesto, es menos eficaz, porque la situación no es la ideal, es decir, la del laboratorio. Para medir la efectividad hay que tener en cuenta, entre otras cosas, el estado de salud y la situación social de la persona vacunada, la dosis que realmente toma, si toma la segunda dosis en el tiempo necesario, etc.

Por último, tenemos eficiencia, que también tiene en cuenta factores económicos. En este caso se compara el beneficio de la vacuna con el gasto de la vacuna. Por ejemplo, una vacuna puede ser muy efectiva pero muy cara, en cuyo caso no podría extenderse a todas partes del mundo, por lo que la eficiencia de dicha vacuna sería muy baja.

En el Diccionario Enciclopédico de la Ciencia y la Tecnología de Elhuyar, podemos distinguir los tres conceptos de la siguiente manera:

Image
Efikazia
Image
Efektibitate
Image
Efizientzia

Los megas y los gigas no son unidades de nada y Mb y MB son símbolos de unidades muy diferentes (13-01-2021)

La publicidad de los operadores de telefonía es gratuita y en cualquier momento; el ataque es indiscriminado y difícilmente combatible. Con el esfuerzo y la repetición, llegan a nuestros cerebros, ponen las modas y nos alteran el lenguaje hasta llegar a ignorar lo que decimos.

Te dirán que el contexto siempre aclara el significado, pero si te preguntas, las dudas salen.

Por ejemplo, en las navidades que han pasado hemos tenido la fiesta de gigas y megas. Uno regalando gigas, otro no sé cuántos megas de fibra óptica...

Estos son los cuatro conceptos claros que tenemos que tener, para saber de qué hablamos y escribirlos con seriedad:

1- Gigas y megas no son unidades, sino prefijos para expresar múltiplos que se utilizan junto con las unidades. De Baiona a Bilbao hay 155 kilómetros o mi teléfono mide 16 centímetros, y nadie dice que de Bayona a Bilbao hay 155 kilos o mi teléfono es 16 centímetros de largo.

Es decir, las palabras gigas y megas representan mil y un millón de algo, respectivamente, pero si no especificamos qué es, no indicamos de qué hablamos.

2- La unidad de información más básica es el bit cuyo símbolo es b. Hay otra unidad, el byte, formado por ocho bits, cuyo símbolo es el B. Al tratarse de unidades relativamente pequeñas, se utilizan habitualmente junto con múltiplos y cada uno tiene su símbolo: megabit (Mb), gigabit (Gb), megabyte (MB), gigabyte (GB)...

No debemos confundir ambas unidades (1 MB categorías1 Mb). Porque un megabit (1 Mb) es un millón de bits, pero un megabyte (1 MB) son ocho millones de bits: 1MB = 8Mb.

3- La velocidad de transferencia de datos o caudal de datos es un concepto muy importante: la cantidad de información que se transfiere por unidad de tiempo. Cuando hablamos de velocidad de conexión a Internet, la unidad más utilizada para medir la velocidad de transferencia de datos es el megabit por segundo (Mbps o Mbps). Por eso, si en ningún sitio oímos o leemos que hay “fibra óptica 600 megas”, debemos pensar que es una fibra óptica que permite una transferencia de datos de 600 megabites por segundo. Que nadie piense que significa transferencia de 600 megabytes por segundo (hasta 75 megabytes por segundo: 600/8 = 75).

Y no es difícil confundir, ya que para medir la transferencia de datos entre dispositivos de almacenamiento de datos es habitual utilizar las unidades kB/s y MB/s (kilobyte por segundo y megabyte por segundo respectivamente). Por ejemplo, al pasar los archivos de un disco de ordenador a otro, el ordenador puede indicar que se está transfiriendo a una velocidad de 25MB/s.

Por otro lado, si leemos que en el teléfono vamos a tener 10 gigas más gratuitos, debemos pensar que “10 gigabytes” (10 GB de información, datos) se refiere a la descarga a través de Internet a nuestro teléfono o a la carga desde el mismo, es decir, el número de datos, que no tiene nada que ver con la velocidad de carga o descarga de estos datos.

4- Se ha dicho que usar sólo el Mega o el Giga sin mencionar la unidad es inapropiado. Tan inadecuado es aplicar una unidad a una magnitud que no le corresponde. Y eso también está pasando. Por ejemplo, decir o escribir “600 Mb de fibra óptica” o “600 Mb de velocidad” es inapropiado, ya que la fibra óptica no es un dispositivo de acumulación de información sino una vía de transferencia de información. Es decir, la capacidad de un dispositivo de almacenamiento de información, como un disco o una memoria USB, puede ser de 600 Mb (muy pequeña en la actualidad), pero cuando hablamos de una fibra óptica, hay que decir o escribir “fibra óptica de 600 Mbps” o “velocidad de 600 Mbps”.

Es decir, decir o escribir “600 Mb de velocidad” en relación a la fibra óptica es tan inapropiado como decir o escribir en un atleta que “a 10 m de velocidad”: Las expresiones correctas son “600 Mbps de velocidad” (600 megabites por segundo) y “10 m/s de velocidad” (10 metros por segundo).

 

Concepto (magnitud)

Unidades simples

Unidades con múltiplos

Información digital

bit (símbolo b)

byte (símbolo: B)

1 B = 8 b

kilobit (kb), megabit (Mb), gigabit (Gb)

kilobyte (kB), megabyte (MB), gigabyte (GB)

Caudal de datos o velocidad de transferencia de información

bits por segundo

(símbolo b/s o bps)

Velocidad comercial de conexión a internet (actualmente):

megabit por segundo (Mbps o Mbps)

Velocidad comercial de transferencia de datos entre dispositivos (actualmente):

kilobyte por segundo (kB/s)

megabytes por segundo (MB/s)


Cercanas… o menos (18-12-2020)

La Navidad de este curioso año 2020 ya está a la espera de que las autoridades decidan. En Euskal Herria tendremos realidades diferentes. En Iparralde, a pesar de haber flexibilizado un poco el cierre, la hostelería y los actos culturales deberán permanecer inactivos, al menos hasta el 20 de enero. Por el contrario, en Hegoalde, aunque con restricciones, los bares y restaurantes están en marcha por el momento, y parece que en los días señalados podremos visitar a familiares y personas cercanas.

¿Pero qué es ser una persona cercana o cercana? La duda surgió en el momento en que el ministro de Sanidad español dio cuenta de ello, ya que utilizó el concepto de «allegado» o «personas allegadas» en castellano, y no es exacta de hecho.

En el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española se define: «Persona cercana o próxima a otra en parentesco, amistad, trato o confianza». Por lo tanto, además de los miembros de la familia, familiares o parientes, este concepto incluye también a los amigos íntimos o personas cercanas.

Hemos buscado cuál es la contrapartida correcta en euskera y hemos encontrado en los diccionarios bilingües castellano-euskera:

Image
Allegados

En francés se les llama «proches».

Image
Proche

Todos estos diccionarios, con matices, proponen soluciones similares para el euskera: ser familiar o familiar, y ser cercano.

En la versión en euskera del último decreto del Gobierno Vasco y en los medios de comunicación se ha utilizado la palabra «cercana», que ha prevalecido entre los demás para expresar «allegado/a» en castellano. Por tanto, Elhuyar propone su uso.

Disfrutar de las fiestas de la mejor manera posible en solitario o en compañía de familiares o personas cercanas. ¡Feliz Navidad y próspero año nuevo a todos!


En los símbolos las letras minúsculas y mayúsculas no están disponibles:
¡Km, Kg, no símbolos KW! (24-11-2020)

A menudo, al utilizar las unidades, se producen números muy grandes o pequeños. Por ejemplo, no sería adecuado o práctico expresar en metros la distancia de Bayona a Pamplona o el diámetro de un pelo, o el peso en gramos de un coche o los vatios de potencia instalada en una fábrica. Por ello se utilizan múltiplos y submúltiplos de las unidades en función del sistema métrico decimal.

Los múltiplos y submúltiplos de las unidades se representan añadiendo prefijos a los nombres de las unidades (por ejemplo, micro-, mil-, cent-, deci-, dec-, hekto-, kilo-, mega-, giga-...). Así, utilizamos milímetro, kilómetro, etc. para no tener que utilizar números muy grandes o pequeños.

Los nombres de unidad formados por un múltiplo o o submúltiplo son palabras comunes, que se escriben según la ortografía de cada lengua (kilómetro en euskera, kilómetro en castellano, kilomètre en francés, italiano chilómetro, portugués a quilômetro, en inglés, kilometre...), empezando por letras mayúsculas o minúsculas, según corresponda. Por ejemplo, al principio de un texto o después de un punto, se escriben en mayúsculas.

En el sistema internacional de unidades, tanto las unidades como los submúltiplos y múltiplos utilizados junto a ellas, tienen símbolos normalizados. Es decir, la escritura simbólica está unida a nivel internacional, es universal. La ortografía de las unidades y de los prefijos varía de la lengua a la lengua, pero no de los símbolos: en todas las lenguas se escribe igual, son invariables.

Algunos de estos prefijos están simbolizados por letras minúsculas (mili: m; centí-: c; kilo-: k; etc.) y otros por letras mayúsculas (mega-: M; giga-: G; tera-: T; etc.). Son símbolos, son invariables. Por tanto, los símbolos de los prefijos no pueden estar en mayúsculas o en minúsculas dependiendo de su posición en el texto o de su propia voluntad.

Así, el símbolo del prefijo kilo es k (fino) y no K (grave). Por ejemplo, su posición en el texto será kilogramo (en los textos habituales, si no está al principio de la frase) o Kilogramo (en un texto tradicional, si es la primera palabra del texto o ocurre después de un punto) o KILOGRAMO (por ejemplo, en un título en el que todo está escrito en mayúsculas), pero el símbolo que representa esta unidad será siempre kg y no se puede escribir Kg o KG. Un error ortográfico es escribir Kg, Km o KW para indicar kilogramos, kilómetro o kilowatio respectivamente. Tienen una sola escritura: kg, km y kW, tanto en euskera como en castellano.

Además, la mala escritura del símbolo a veces altera totalmente el significado. Por ejemplo:

1 mm = 0,001 metros (milímetro) / 1 Mm = 1.000.000 metros (megámetro)

1 pm = 10–12 metros (picómetro) / 1 Pm = 1015 metros (petámetro)

1 cm = 10–21 metros (Ceptómetro) / 1 Cm = 1021 metros (Cetámetro)

1 ym = 10–24 metros (jugómetro) / 1 Ym = 1024 metros (jotámetro)


Pruebas de detección de Coronavirus (12-11-2020)

¿A ti también te han hecho la prueba de PCR? ¡Si lo hacían, claro!

Y es que lo que sirve para determinar o verificar que algo es cierto, pero lo que hacen los médicos y el resto del personal sanitario para detectar la enfermedad son pruebas o tests.

En el caso del COVID-19 se están realizando principalmente tres pruebas o tests:

- Pruebas de PCR o PCR

- Pruebas de antígeno o de antígenos

- Pruebas de anticuerpo o anticuerpos

Estas son las principales denominaciones que Elhuyar recomienda utilizar, pero no nos parecen excluyentes los tests de antígenos, la prueba de antígenos, la prueba de anticuerpos y los tests de anticuerpos.

Las pruebas de PCR detectan el ARN del virus y son altamente fiables. Indican si alguien está infectado o no.

Las pruebas de antígenos detectan algunas proteínas externas al virus. Tienen menor fiabilidad pero son más rápidos que las pruebas de PCR. Las pruebas de antígeno también indican si alguien está infectado o no.

Las pruebas de anticuerpo se realizan mediante análisis de sangre. Existen dos tipos: Detectores de inmunoglobulina M y detección de inmunoglobulina G. El primero indica que la enfermedad está activa. El segundo, además, demuestra que el cuerpo ha superado la enfermedad y ha creado defensas.

Explicación científica de cada prueba o test, aquí, a cargo de Ana Galarraga Aiestaran.


Porque la diversidad no siempre es funcional (29-10-2020)

En varios textos se puede leer el término diversidad funcional, en otros el término diversidad funcional. En el corpus del Observatorio del Léxico, por ejemplo, las frecuencias de aparición de ambos se distribuyen de la siguiente manera: 35 / 25. ¿Cuál es la más adecuada? ¿Cómo se define?

Para hacer un poco de historia, hay que decir que lo que nos ocupa es una alternativa al término discapacidad (y priorizada en algunos ámbitos), y que la misma discapacidad (término oficial, por decirlo de alguna manera) no ha surgido como la antigua, más adecuada que la incapacidad, la inferioridad, la minusvalía, la minusvalía, etc. En algunas fichas de EUSKALTERM (por ejemplo en la pestaña «discapacidad motora») aparece la siguiente nota de la Comisión de Terminología de la CAPV (2009): «A continuación tienes a tu disposición el informe de normalización utilizado por la Comisión de Terminología para valorar la discapacidad como contrapartida a los términos discapacidad-handicap-disability».

En EUSKALTERM, ¿tenemos respuesta alguna a la duda de diversidad/diversidad funcional o información adicional? Pues sí:

Image
Dibertsitate funtzional zalantzarako

En esta definición tenemos una de las claves principales del término: “(…) la cualidad de una persona con funcionalidades o capacidades diferentes a las de la mayoría” (subrayado es nuestro). En la siguiente explicación, escrita en castellano, en la época en la que se propuso el término (2005), aparece esta idea (de nuevo, el subrayado es nuestro): «La diversidad verbal viene definida en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua: “diversidad”. (Del lat. • F1 Era diferente”. Hitz horretan islatu nahi dugu hori, eta ezaldea, beti ere giza estatistikan izaten dena.»

Por lo tanto, si el término indica la diferencia, la palabra diversidad no es adecuada, porque significa abundancia.

En algunos contextos puede ser lógico decir «la diversidad funcional que se encuentra entre las personas» para expresar «la abundancia de tipos de funcionalidad», pero, en el caso de una persona, creemos que no es semánticamente adecuado decir que tiene una «diversidad funcional», y mucho menos si se trata de una «diversidad» sin «abundancia» el sentido que se quiere transmitir.

Además de en EUSKALTERM, el Diccionario Elhuyar recoge una diversidad funcional.

Image
Dibertsitate funtzional

Sin embargo, el acuerdo sobre este nuevo término no es absoluto entre los especialistas del área. ¿Así lo dice el blog del centro terminológico Termcat? Artículo 11.

D’un temps ençà se ha transmitido a la diversidad funcional, forma que algunas personas han propuesto que substitueixi el terme discute, però que no té, tanmateix, l’accde totel sector. Si analícense esta denominación des punto de vista lingüística, diversitat funcional es podria definir, basant-nos en el diccionario normatiu, com la qu} de funcionamiento de forma diversa. - Les persones amb diversitat funcional, doncs, som totes les persones, perquè la diversitat funcional és una característica inherente a l’ésser humà. Aleshores, semla que no serveix per a referir-se a un col·lectiu concret.

Por lo tanto, cabe la posibilidad de que dentro de un tiempo se revise esta expresión y se presente una nueva propuesta, tal y como ha ocurrido con las discapacidades, insuficiencias, discapacidades y demás anteriormente citadas. Mientras tanto, la recomendación de Elhuyar es utilizar la diversidad funcional, por lo que en estas líneas hemos tratado de explicar cuáles son las razones para ello.

 

1 Javier Romañach, Manuel Lobato: “Diversidad funcional, término nuevo para la lucha por la dignidad en la diversidad del ser humano”. Foro de Vida Independiente.
 

Porcentajes, porcentajes, porcentajes… (14-10-2020)

En el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Vasca, las palabras porcentaje y porcentaje son una introducción, pero no un porcentaje. La búsqueda del porcentaje en los diccionarios Elhuyar nos lleva a la introducción del porcentaje. Está claro, por tanto: Las “cantidades” representadas mediante el símbolo % son porcentajes o porcentajes, no porcentajes.

¿Y dónde y cómo utilizar este símbolo? ¿Antes del número? ¿Después? ¿Asociado al número? ¿Por separado?

Euskaltzaindia no ha dicho más que:

Marca de tantos por ciento, que se sitúe por delante del número. Por ejemplo: 5% = cinco por ciento (Euskera, XVI, 1971).

Está claro, por lo tanto, que el símbolo va a ir precedido del número en euskera, a diferencia del castellano, francés e inglés.

En esa norma de 1971 de Euskaltzaindia no se dice nada explícitamente sobre la distancia entre el símbolo y el número, pero así está escrito en el texto dejando un hueco. La Ortotipografía de EIMA también recomienda dejar un hueco:

El porcentaje se escribe digitalmente, dando una cantidad exacta en la parte derecha del símbolo % y dejando un hueco entre ambos.

Así está regulado también en castellano (recomendación recogida en la página 590 de la Ortografía de la RAE 2010). Cuidado, pues, porque de otra manera aparece el Diccionario panhispánico de dudas, que data de 2005, es decir, más antiguo que la nueva ortografía, por lo que hay que seguir lo recogido en la nueva ortografía. Y Fundéu también lo recomienda, dejar un hueco).

En inglés, sin embargo, los libros de estilo más conocidos recomiendan no dejar hueco entre el número y el símbolo (12%). Por ejemplo, el prestigioso The Chicago Manual of Style recomienda:

Note also that no space appears between the numeral and the symbol%.

No obstante, el organismo oficial NIST (National Institute of Standards and Technology) del Departamento de Comercio de EE.UU., en la guía Guide for the Use of the International System of Units (SI), indica:

7.10.2% percentage by, fraction

(...) When it is used, a space is left between the symbol % and the number by which it is multiplied [4: ISO 31-0]. (...)
Example: xB = 0.0025 = 0.25 % but not:xB = 0.0025 = 0.25%

En el caso del francés, las normas tipográficas son establecidas por la Imprenta Nacional en Francia, pero no se especifica nada al respecto Lexique des régles typographiques en usage à l'Imprimerie nationale. Sin embargo, l’Office québécois de la langue française recomienda poner un hueco en su prestigiosa Banque de dépannage linguistique:

Hay que tener en cuenta que los principales significados de ponctuation y autres signes ou symboles

Signe ou symbole: %. Avant: Une espace insécable. Après : Une espace.

Remarques et exemples: Respectively 8% and de 7,25%

Así lo recomienda también la Agence universitaire de la Francophonie, que es el camino que sigue la Wikipedia francesa.

Por último, la norma internacional ISO 31-0:1992 (E) recoge también una redacción completa y completa, al tiempo que propone la inversa del orden en euskera.

Por tanto, Elhuyar recomienda que los porcentajes en euskera se escriban por orden simbólico, dejando un hueco: 2%.


¿Cómo se llama el compuesto que acaba de encontrar en Venus? Fosf… ¿qué? (24-09-2020)

Al hablar de las posibilidades de encontrar la vida fuera de la Tierra, probablemente Marte sea el primer lugar que se nos ocurra a la mayoría. Este planeta ha sido el más estudiado, ya que desde hace tiempo se ha considerado que existen condiciones para la vida. Se pueden encontrar indicios de la existencia de una vida en el pasado y se trata de un campo abierto de investigación.

Por su parte, Venus se ha referido siempre como un entorno inapropiado para la vida: debido al gran efecto invernadero, la atmósfera es extremadamente caliente (temperatura media de 464ºC), sin apenas agua, y está cubierta por nubes de ácido sulfúrico. Infierno.

Pero es que un grupo de investigadores que hemos conocido recientemente ha descubierto un compuesto en la atmósfera de Venus, y dado que en la Tierra esta sustancia sólo se genera mediante procesos biológicos, es posible que también en Venus sea señal de actividad biológica.

La fórmula del compuesto es PH3, pero a la vez que se difunde la noticia, muchas personas han mostrado dudas sobre su nombre. Los autores del descubrimiento han utilizado el nombre de phosphine, fosfina en euskera. Este es el nombre con más tradición, utilizado desde 1865.

Pero el IUPAC, organización internacional encargada de normalizar la nomenclatura química, ha optado por el phospane, que para nosotros sería fosfano.

Es un nombre “sistemático”. Según Jacinto Iturbe en su artículo introductorio de la nomenclatura del ZTH-Diccionario Enciclopédico de la Ciencia y la Tecnología, los nombres sistemáticos "se basan en la estequiometría de la sustancia", es decir, en la composición, y se crean a partir del nombre o raíz de una sustancia parental, utilizando prefijos y sufijos. Por ejemplo, la raíz de un compuesto que contiene dos carbonos, de donde proceden etanos, etanol, ácidos etanoicos, etc.

Además de los nombres sistemáticos, el IUPAC también menciona los nombres tribales, es decir, los nombres tradicionales, y muchos de ellos son aceptados. Por ejemplo, el nombre sistemático del compuesto HCl es clorano, pero también se admite el nombre de cloruro de hidrógeno (el ácido clorhídrico se considera obsoleto). No es el caso del término fosfina para designar al compuesto PH3.

En este sentido, Elhuyar recomienda que se considere la elección de IUPAC y se utilice el fosfano, sin perjuicio de la existencia de otros términos. Este es el criterio utilizado en la noticia publicada en la revista Elhuyar: Fosfano detectado en la atmósfera de Venus.

No obstante, el término fosfina no siempre es excluyente, ya que IUPAC ha reconocido al término un sentido en la entrada phosphine de GoldBook. Hace, por tanto, una distinción conceptual phosphane / phospine. ¿Qué son entonces esas fosfinas? En el PCTI se definen como: "Nombre genérico de los compuestos orgánicos resultantes de la sustitución de uno o varios átomos de hidrógeno por carbonatación radical del fosfano". Por ejemplo, el compuesto CH3PH2 se llama metilfosfina.

Así, en la ZTH se ha modificado la foto completa de estos compuestos.

Image
Fosfina ZTH

Se desconoce la trayectoria del descubrimiento de Venus en la búsqueda de la vida fuera de la Tierra. De momento sabemos que se ha encontrado fosfano, es posible que en el futuro se encuentren fosfinas. O no.

 


Geles hidroalcohólicos y no hidroalcohólicos (10-9-2020)

En este ambiente de pandemia que estamos viviendo y padeciendo, hay productos que se han convertido en estrellas: la máscara es sin duda la más conocida, pero hay otra que nos ha hecho tan casera como ella: el hidrogel o el gel hidroalcohólico, que utilizamos para lavar las manos si no disponemos de agua y jabón.

Cuando algún producto (higiénico, cosmético, medicamento...) está mezclado con alcohol, se califica con el adjetivo hidroalcohólico. Así, el gel hidroalcohólico es una habitación que contiene alcohol en su composición. Si va a ser viricida, es decir, si el virus va a morir, la proporción de alcohol debe ser igual o superior al 60%.

Si la habitación no tiene alcohol, no es hidroalcohólico. No todos los geles son por tanto hidroalcohólicos. Si los que tienen alcohol son geles hidroalcohólicos, ¿cómo denominamos a los que no tienen alcohol, a los que no son hidroalcohólicos?

Es sencillo: geles no hidroalcohólicos.

Y es que a las partículas no adjetivas se les une por la izquierda mediante un guión.

Tanto en el lenguaje común: misiones no cortas, cena no exhaustiva, manos no limpias, cuerpo no esbelto...

Tanto en el lenguaje técnico: distorsión no lineal, acero no magnético, aminoácido no esencial, amplificador no inversor, antiinflamatorio no esteroide, bacteria no patógena, tratamiento no automatizado, alimento no perecedero, energía no mecánica, radiación no ionizante, esmalte no tóxico, tos no fértil, educación no sexista, uso financiero, uso del lenguaje.

Sin embargo, hay unos pocos, muy conocidos, que se escriben tradicionalmente unidos. Las excepciones son: desagradable, indiferente, inadecuado, inestable, incómodo, desconocido, incapaz, inestable, inusual, atípico, extraordinario, ignorante, ignorante. Algunos de ellos tienen el sinónimo (indiferente = indiferente, diferente = diferente, inapropiado = inapropiado, incómodo = incómodo, desconocido = desconocido, desconocido = ignorante).

Si el adjetivo es un participio verbal, en euskera, por otra parte, tenemos otra vía para expresar la misma idea: en lugar de atarlo de izquierda a partícula rayita, enlazar directamente la palabra sin la derecha. Por ejemplo, en química se utilizan soluciones saturadas y soluciones insaturadas, mientras que las soluciones no saturadas apenas se utilizan, aunque no es posible. Otras muy utilizadas son:

inacabado, imperfecto, inmaduro, injugado, inculto, inusual, incompleto, incompleto, intacto, indeterminado.

A veces, sin embargo, ambas se utilizan con el mismo significado, ya que en el uso no se ha fijado o predominado totalmente una: jugada / no jugada, indefinida / no definida, imperfecta / no completada.


Porque no se puede dar cualquier cosa (29-07-2020)

La generosidad es algo bello, pero no todo lo que «se da», como los casos de coronavirus, muertos…

El verbo «Eman» tiene muchos sentidos en euskera; por ejemplo, el Diccionario de Euskaltzaindia recoge 14. Hay, sin embargo, una acepción que aparece en los textos que ha sido expresamente rechazada por Euskaltzaindia y difundida como una pandemia. Acepción 49 del verbo «dar» en castellano según DRAE:

Image
DRAE

En el Diccionario de Euskaltzaindia se recoge la siguiente nota:

Image
EH eman oharra

Y el Manual de Euskera Unificado dice:

Image
EBE eman

Por tanto, no son correctos los siguientes ejemplos recogidos últimamente en los medios de comunicación en euskera:

*3 muertos y 9 positivos nuevos en Hego Euskal Herria.

*Se han dado un total de 5.137 casos de PCR desde el inicio de la pandemia de coronavirus.

*Respecto a la víspera se han dado 399 casos más en las últimas 24 horas.

*En Álava se han dado 444 casos y hay 191 en el hospital.

*Desde el comienzo de la enfermedad, ayer fue el día en el que se dieron más positivos. En las últimas 24 horas se han dado 106 mil casos.

Atención. «Dales y anchas», sí, ¡pero si te damos, no cualquier cosa! :-)

 


 

¿Qué es, qué es… eso de tapar la cara y la nariz? (15-7-2020)

Parece que pronto tendremos que vestirnos con el desguace y no podremos quitarlo hasta que volvamos a casa. Sí, sí, hablamos de lo que usamos para tapar la nariz y la boca, pero ¿cómo se llama? ¿Mascarilla, máscara, máscara, besos…?

Mascarilla está bastante arraigada en castellano. En francés predomina el masque. En inglés utilizan (face) mask. ¿Y en euskera?

En euskera nos ha pasado algo curioso. Hasta ahora, la máscara era la única compensación que aparecía en la mayoría de los diccionarios y textos, pero se oye otra palabra: bolo-bolo: musuko.

Al parecer, el sociolingüista Patxi Saez propuso a los responsables de euskera de Berria y ETB que lo utilicen como palabra “más codiciada” por el euskera, una tendencia que ha tenido éxito, ya que se escucha por doquier.

Está claro que es una palabra bien compuesta en euskera (beso + ko), y así lo explicó el euskaltzale Adolfo Arejita en Euskadi Irratia (20-4-2020).

Por lo tanto, no vemos problemas para usarlo en el beso. Pero no debemos olvidar que la máscara es una palabra internacional y, por tanto, una palabra en euskera. En los textos técnicos sigue predominando la máscara en euskera.

En el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Vasca aún no aparece, y recientemente se ha añadido a la palabra máscara el significado que usamos: «Protector que cubre la boca y la nariz, utilizado para protegerse de agentes patógenos, tóxicos o polvo». En Euskalterm tampoco aparece por beso. El diccionario Labayru, sin embargo, recoge ambas, por máscara y por mosu/beso. El libro de estilo de la noticia también recoge la máscara, pero no por beso.

¿Y en Elhuyar qué?

En su día se extendieron por el móvil y la sega-poto para designar el teléfono móvil, y los hemos recogido en nuestros diccionarios; como palabra popular la primera y como coloquial la segunda. Igual no estaría mal hacer lo mismo con la palabra del beso.

Se recomienda el uso de mascarilla en textos científico-técnicos. En el resto no tenemos problemas para aceptar el beso.


Cómo escribir y declinar COVID-19 (02-07-2020)

Durante los últimos meses la vida de todos nosotros se ha visto alterada por una enfermedad generalizada y provocada por una pandemia. 2019-nCoV es una enfermedad respiratoria aguda, pero se ha extendido el acrónimo de coronavirus disease 2019 en inglés para nombrarla en la mayoría de las lenguas: COVID-19 (CO = corona; VI = virus; D = disease; 19 = 2019). Y así lo recomendamos también en euskera.

Al ser acrónimo de un nombre más largo, le corresponde escribir en mayúsculas y ponemos un guión entre letras y números. Sin embargo, en algunas lenguas, el uso de las mismas ha comenzado a dar paso a la minúscula. Así, en inglés y castellano, por ejemplo, se ven las escrituras Covid-19 y covid-19, ambas, pero Fundéu recomienda escribir covid-19 en castellano.

En su día ocurrió lo mismo con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida. Como acrónimo de nombre completo, en un principio se utilizaba el SIDA, pero hace unos años se ha impuesto la escritura del SIDA.

En este caso tampoco es de extrañar la realización de este camino. Sin embargo, todavía es nueva, y dado el uso que se ha hecho hasta ahora, recomendamos escribir en mayúsculas en euskera: COVID-19.

Por lo tanto, está claro cuál es el nombre de la enfermedad y cómo se debe escribir, pero dentro de la frase ¿qué? ¿Cómo declinamos? Pues al igual que el resto de enfermedades, es un nombre común. Algunos ejemplos son:

«Debido al covid-19, los eventos han quedado suspendidos».

«En las últimas 24 horas el COVID-19 no ha matado a nadie en Euskal Herria»

«La pandemia del covid-19 condiciona también la evolución de los proyectos aeroespaciales»

«Ellos nos han enseñado cómo afrontar el covid-19 con ánimo»